Si ocurre un problema en alguna parte de la planta, ISASMELT™ puede reducir el ritmo de alimentación (hasta 50% o menos de la alimentación normal) permitiendo que la operación pueda seguir funcionando. Frecuentemente la parte más difícil de la operación es arrancar y detener el proceso, por lo tanto resulta beneficioso poder reducir el flujo de alimentación sin tener que parar la planta. Esta flexibilidad aumenta el tiempo de disponibilidad de la planta en general.